La Diputación rebaja los mínimos profesionales de atención directa de la Residencia Cardenal Marcelo y Centro Asistencial Doctor Villacián, en plena pandemia.

CONCENTRACIÓN EN DEFENSA DE LA CALIDAD ASISTENCIAL, martes 4 de mayo de 11:30 a 12:30 ante el Palacio de Pimentel

Después del año más duro para los profesionales que trabajan en las residencias de la Diputación, en el que como todos saben, han fallecido no pocos residentes por la Covid 19 y han enfermado muchos de los trabajadores; la Diputación de Valladolid, en la negociación de los calendarios de trabajo para los profesionales de atención directa impone una rebaja de los mínimos asistenciales necesarios para atender a los mayores residentes; precisamente alegando la reducción de usuarios.

Los representantes sindicales de UGT, CSIF y CCOO en la Diputación, hemos intentado hacerles ver que no era el momento, que los/las auxiliares de enfermería están al límite, agotados física y psicológicamente, después de lo que se ha vivido en los Centros en este año. Un año en el que se ha trabajado en condiciones muy exigentes y en el que las y los Auxiliares de Enfermería han demostrado en todo momento una gran profesionalidad y responsabilidad, asumiendo todas las tareas y esfuerzos que se les requirió para conseguir, entre todos, tener en estos momentos unos Centros libres de COVID.

Los responsables de gestionar los centros residenciales de la Diputación de Valladolid argumentan que «sobra personal» alegando la bajada de residentes, haciendo una relación directa de “menos residentes menos trabajadores”, sin tener en cuenta otros factores que deben de primar y ser contemplados en el ámbito de los cuidados y la asistencia, no pueden ser determinantes exclusivamente los cálculos numéricos, no tienen en cuenta que los residentes están mucho más deteriorados y son más dependientes después de un año de encierro y de confinamiento, sin apenas contacto con sus familiares. Las autoridades no han medido el impacto emocional de la Covid 19 en las personas mayores.

Por otro lado, nos anuncian que, una vez suprimidas las restricciones, se va a preparar la incorporación inminente de unos 30 residentes después de un año en el que no ha habido ingresos, este dato echa por tierra el motivo sobre el que basa su argumento la Diputación.

El personal de atención directa se siente maltratado con estas decisiones por parte de los gestores de las Residencias de Ancianos, en un momento en que todo empezaba a encauzarse y las condiciones de trabajo parecían normalizarse después de un año durísimo.

Esta bajada de mínimos de atención directa, resiente la buena calidad asistencial que se viene prestando, esto supone tener menos tiempo para atender con dignidad, para prestar los cuidados necesarios (vestido, aseo, alimento, acompañamiento…), algo que no se merecen las personas que viven en nuestros Centros.

Los y las Auxiliares de Enfermería de la Residencia Cardenal Marcelo y Centro Asistencial Doctor Villacián, a través de nuestros representantes sindicales, pedimos respeto a nuestro trabajo y por extensión a nuestros residentes, que los mínimos asistenciales se mantengan como estaban, para que podamos seguir realizando nuestro trabajo con la misma calidad que nuestros mayores están acostumbrados a recibir. Vamos a seguir luchando por que esto sea así y que la Diputación retire los recortes que ha empezado a implantar unilateralmente sin atender a más razones que sus cálculos numéricos.

La asistencia con dignidad a los mayores no es un gasto, es un derecho.

CONCENTRACIÓN EN DEFENSA DE LA CALIDAD ASISTENCIAL, martes 4 de mayo de 11:30 a 12:30 ante el Palacio de Pimentel

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *