Protección de la maternidad, y las obligaciones de la empresa

Protección de la maternidad, y las obligaciones de la empresaProtección de la maternidad, y las obligaciones de la empresa
Protección de la maternidad, y las obligaciones de la empresaProtección de la maternidad, y las obligaciones de la empresa

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales en su Artículo 25, indica el deber de prestar especial protección a los trabajadores especialmente sensibles ante determinados riesgos o tareas.

El empresario debe garantizar la protección a los trabajadores que, debido a sus características personales o a su estado biológico, puedan ser especialmente sensibles a los riesgos derivados de su puesto de trabajo.

Por tanto deben adoptar todas las medidas de protección necesarias, incluyendo la modificación, adaptación o cambio de puesto. Esta protección está dirigida a:

  1. Trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos.
  2. Mujeres en situación de maternidad.
  3. Trabajadores menores de 18 años.

Todas las empresas que en su platilla cuenten con uno o más trabajadores de estas características están obligadas a efectuar una evaluación de riesgos específica, teniendo en cuenta este tipo de trabajadores se adoptarán las medidas de prevención y protección especiales que resulten de dicha evaluación.

El Artículo 26 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, se refiere a la Protección de la maternidad, y especifica las obligaciones de la empresa al respecto:
Realizar una evaluación de los riesgos que tenga en cuenta la naturaleza, el grado y la duración de la exposición de las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente a agentes, procedimientos o condiciones de trabajo que influyan de manera negativa en la salud y seguridad de las trabajadoras o del propio feto.

Adoptar las medidas necesarias para evitar la exposición a dicho riesgo.

Ante la imposibilidad de adaptar las condiciones o del tiempo de trabajo se solicitará un certificado a los Servicios Médicos del Instituto Nacional de la Seguridad Social o de las Mutuas y con el informe del médico de cabecera o especialista que atiende a la trabajadora, deberá efectuarse un cambio de puesto de trabajo o función diferente de manera que sea compatible con su estado. Si no existe tal puesto de trabajo la trabajadora podrá ser destinada a un puesto no correspondiente a su grupo o categoría equivalente, conservando el derecho a las de retribuciones de su puesto anterior.

Si el cambio de puesto no es posible, la empresa podrá promover el paso de la trabajadora a una situación de suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo. Esta situación está contemplada en el artículo 45.1.d del Estatuto de los Trabajadores, y permanecerá en tal situación el tiempo necesario para garantizar la protección de su seguridad y de su salud.

Related posts

0 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.